Nunca reveles tus contraseñas

Queridos lectores,

Hace algunos días he leído en una edición del boletín LaFlecha, periodismo de renombre en el mercado IT de habla hispana, dirigido por mi colega Sarah Romero, una nota en la que se hacía referencia a un caso de intento de violación a la privacidad, ocurrido en los Estados Unidos.

Al respecto, el artículo comentaba:

Bozeman, Montana, Estados Unidos. La alcaldía de la ciudad estaba buscando cubrir un puesto público y por lo tanto llamó a aspirantes, los cuales debían llenar un formulario. Parte de los datos solicitados eran los accesos (nombre de usuario y contraseña), a tres redes sociales (Facebook, MySpaces, YouTube).

Esto generó fuertes quejas, las que motivaron a los medios a investigar dicho asunto. Como respuesta, el asistente del alcalde expresó la siguiente excusa para la solicitud de tales datos: “Antes de dar al solicitante un cargo público de confianza, somos responsables de haber investigado su pasado.”

Invasión a la privacidad o investigación de antecedentes?

Muchas personas cuestionaron el hecho, ya que para ellos representaba una invasión a su privacidad. Inclusive algunos medios citaron la constitución del país, donde se expresa que “el derecho a la privacidad individual es esencial para el bienestar de una sociedad libre y no se violará sin la presentación de un interés del Estado”.

Y lo más obvio del tema, es que permitir que cualquiera acceda a una cuenta personal, representa un riesgo de seguridad enorme para el propietario de la misma.

Poco después de las protestas, la alcaldía dio a conocer un comunicado en el que informaba que ya no se pedirían esos datos, siendo modificado el formulario.

Es importante recordar que el carácter privado de los datos de acceso a cualquier cuenta, son justamente para su propietario y no deben ser compartidos con terceros.

Claro está, que la información solicitada por la Alcaldía de Bozeman era no solo innecesaria, sino irrelevante. Si bien es de público conocimiento que existen medios, facilitados por las propias redes sociales, para ocultar determinada información que poseamos en las mismas, esto no es más que algo privado.

Pese a esta apreciación, cabe destacar que no debe brindarse ningún tipo de información confidencial a terceros, sean estos un organismo estatal, municipal, una persona de confianza o un familiar. De esta manera lograremos no solo vernos protegidos de posibles robos de identidad, sino de divulgación de información privada.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.