Hubo interferencias intencionales a Canal 13, TN y Radio Mitre

Duraron tres horas el martes y dos horas ayer. Se detectó que se realizaron desde algún lugar de Sudamérica, sobre el satélite Intelsat IS-3R que retransmite decenas de señales. Pero el ataque afectó sólo a las empresas del Grupo Clarín.

Artear, la empresa de contenidos audiovisuales del grupo Clarín, denunció ayer que en las últimas 48 horas sufrió interferencias satelitales intencionales que impidieron la recepción de sus señales televisivas y radiofónicas en el interior y el exterior del país.

Los detalles técnicos

Según explicó Eduardo Bayo, gerente técnico de Artear, las señales televisivas de Canal 13, TN, Volver, Magazine, Metro y TyC Sports y las de Radio Mitre y FM 100, fueron interrumpidas el martes entre las 16 y las 19 y ayer entre las 16.30 y las 18.40.

Todas ellas son subidas desde el telepuerto del barrio de Constitución al satélite Intelsat IS-3R, que, a su vez, las reenvía a todo el continente, desde el sur de Canadá hasta Ushuaia.

“Si el problema estuviese en el satélite, todas las señales que recibe y retransmite se hubiesen interrumpido. Pero sólo las nuestras fueron afectadas”, explicó Bayo.

Es que si bien el IS-3R de Intelsat retransmite decenas de señales de diferentes proveedores hacia toda América, la interferencia fue dirigida sólo hacia al transpondedor (una de las “celdas” del satélite) que utiliza Artear.

Según explicaron en Artear, la empresa Intelsat comenzó un rastreo de la interferencia y pudo establecer que proviene de un aparato importante ubicado en Sudamérica. Y ahora continúa tratando de detectar el lugar exacto del origen de la señal que está pisando las emisiones de Canal 13 y TN, entre otras, y obstaculiza su llegada a los televidentes.

“Tiene que ser otro telepuerto grande ya que nunca habíamos sufrido una interferencia de esta magnitud”, aseguró Bayo. Una vez detectado el origen de la interferencia, se tomarán los recaudos legales ante las autoridades competentes, anticiparon en Artear.

Es que si el origen estuviese en Argentina, habría que presentar la denuncia ante la Comisión Nacional de Comunicaciones. Pero si el aparato que causa la interferencia estuviese localizado en otro país, la presentación debería realizarse ante el organismo rector del lugar.

Nacida en 1964, Intelsat fue la primera y hoy es la mayor proveedora de satélites comerciales. Con su sede central en Washington, DC, opera más de 50 satélites con una cobertura que alcanza a todos los rincones del planeta.

Como muchas otras empresas audiovisuales argentinas y extranjeras, Artear utiliza sus servicios para hacer llegar sus señales a todo el continente, pero los únicas afectadas por esta interferencia fueron sus canales.

Las autoridades de Artear continuarán monitoreando hoy que sus señales lleguen correctamente a los hogares, pero ya están buscando vías alternativas para garantizar su distribución.

Este episodio ocurre en medio del debate por el anteproyecto de Ley de Servicios Audiovisuales que presentó el Gobierno para reemplazar a la Ley de Radiodifusión vigente y que generó fuertes críticas de parte de la oposición y entidades periodísticas nacionales e internacionales.

Muchos de ellos señalaron que el proyecto sería un ataque a los medios independientes y afectaría la libertad de expresión.

Clarin.com

Deja un comentario